Mago


Mago


Unas cuantas palabras ininteligibles y una breve gesticulación bastan para obtener un poder mayor que el de los tajos de un hacha de batalla; al menos, cuando tales palabras y gestos proceden de un mago . Estas acciones tan sencillas hacen que la magia parezca cosa fácil, pero en realidad sólo indican vagamente la gran cantidad de tiempo que los magos deben pasar estudiando sus libros para preparar los conjuros que deseen lanzar, y los años dedicados al aprendizaje de las artes mágicas.
Los magos dependen del estudio minucioso para poder crear su magia. Se dedican a examinar volúmenes viejos y mohosos, discuten la teoría de la magia con sus colegas y practican las artes menores siempre que pueden. Para un mago, la magia no es un talento, sino un arte complejo y gratificante.

 

( Fuente: http://pathfinder.wikia.com/wiki/Ezren )

 

Aventuras: los magos emprenden sus aventuras siendo precavidos y previsores. Cuando están preparados, puede utilizar sus conjuros con efectos devastadores, pero cuando les pillan por sorpresa, los seguidores de esta clase son muy vulnerables. Normalmente buscan conocimiento, poder y recursos para poder llevar a cabo sus estudios, pero nada impide que compartan las mismas motivaciones que el resto de los aventureros, ya sean nobles o viles.

 

Peculiaridades: la fuerza del mago reside en sus conjuros; todo lo demás es secundario. Estos personajes van conociendo nuevos sortilegios a medida que experimentan y adquieren experiencia, además de poder aprenderlos gracias a otros magos. Aparte de ir conociendo nuevos conjuros, los magos pueden aprender a manipularlos con el tiempo, consiguiendo que lleguen más lejos, funcionen mejor o, de alguna otra forma, mejoren.
Algunos magos prefieren especializarse en un tipo concreto de magia. Tal especialización hace que el personaje sea más poderoso en la materia, escogida, pero le impide ejecutar algunos de los conjuros ajenos a su campo.
Como un hechicero, un mago puede llamara un familiar, un pequeño compañero animal de naturaleza mágica que se pondrá a su servicio. Estas criaturas son los únicos amigos de verdad que tienen algunos magos.

 

Alineamiento: en general, los magos tienden más a la ley que al caos, porque el estudio de la magia recompensa a aquellos que son disciplinados. Sin embargo, los ilusionistas y transmutadores son maestros, respectivamente del engaño y el cambio; por tanto, suelen preferir el caos a la ley.

 

Religión: los magos veneran comúnmente a Odín, el del Bastón Mágico. Otros menos estrictos en sus estudios y que no dejan de valorar otros aspectos de la vida suelen adorar a Freya. Es sabido que los nigromantes malvados veneran a Hela, la Diosa del Inframundo. Los magos en general son más devotos a sus estudios que a sus lados espirituales.

 

Trasfondo: los magos consideran camaradas o rivales a los demás seguidores de esta clase. Los magos tienen mucho en común aunque pertenezcan a culturas o tradiciones mágicas muy distintas, pues todos ellos, se basan en las leyes universales de la magia. Al contrario que los guerreros o los pícaros, los magos se consideran parte de un grupo diverso, pero inconfundible. En las tierras civilizadas, donde estudian en academias, escuelas o cofradías, los magos suelen identificarse tanto a si mismos como los unos a los otros, en base a su pertenencia a una organización concreta. Aunque un mago perteneciente a una cofradía podría mirar con aires de superioridad a un mago rural que hubiera aprendido sus artes gracias a un ermitaño senil, jamás le negaría su identidad como seguidor de esta clase.

 

Razas: los humanos empiezan a practicar la magia por diversas razones: curiosidad, ambición, ansia de poder o simplemente, gusto personal. Los magos humanos tienden a ser prácticos e innovadores, creando nueves conjuros o utilizando los viejos de forma creativa.
Los elfos se sienten fascinados por la magia, y muchos de ellos se convierten en magos por puro amor al arte. Los magos de esta raza se consideran artistas, y tienen en gran estima a la magia, considerándola un misterio maravilloso (al contrario que los magos humanos, mucho más pragmáticos, para los que la magia se parece más a un conjunto de trucos y herramientas).
La magia de ilusión resulta tan sencilla para los gnomos que convertirse en ilusionista es prácticamente natural para los más brillantes y dotados de talento de la raza. Hay muy pocos magos gnomos que no se especialicen en la escuela de ilusión, pero los que no lo hacen tampoco están mal vistos.
Los magos semielfos sienten tanto la atracción por la magia de los elfos como el impulso de conquista y comprensión de los humanos. Algunos de los magos más poderosos son de esta raza.
Los magos enanos y medianos son muy poco frecuentes porque sus sociedades no fomentan el estudio de la magia. Los magos semiorcos son aún más raros porque hay muy pocos en la raza con cerebro suficiente como para dedicarse a ello.
Los drow (elfos malignos que viven halo tierra) solían ser magos, pero esta clase desapareció de Asgoria hace más de un milenio.

 

Otras clases: los magos prefieren colaborar con seguidores de otras clases. Les encanta lanzar conjuros mientras los guerreros fuertes los protegen, “potenciar con magia” a los pícaros para enviarlos a explorar y depender de la curación divina de los clérigos. Es posible que los seguidores de ciertas clases, como los hechiceros, pícaros y bardos, no les parezcan gente demasiado seria, pero tampoco se dedican a juzgara los demás.

 

( Fuente: https://www.artstation.com/artwork/zmLx6 )

 

 

Magos y hechiceros:
En muchos aspectos, los hechiceros y magos se mantienen distanciados de los asuntos mundanos. Y resulta apropiado, pues su reino es el de lo esotérico y lo inmaterial. Para el observador casual, hay poco que distinga a las dos clases; ambas manejan inmensos poderes que resultan incomprensibles para cualquiera que no esté versado en el saber arcano. De hecho, incluso usan palabras, gestos y materiales idénticos al lanzar el mismo conjuro.
Sin embargo para los propios magos y hechiceros las diferencias son profundas y obvias. Un mago practica la magia a través del estudio y de una mente disciplinada. El hechicero consigue los mismos fines en virtud de la fuerza interior y la intuición.
Los magos tienen la necesidad de estar más aislados que los hechiceros, pero también son menos introspectivos. No pueden dominar la magia simplemente buscando en sus mentes y almas, como hacen los hechiceros, sino que deben buscar fuentes externas de conocimiento y comprensión. Suelen encontrarlas en los libros, pero también aprendiendo de otros magos. Dos magos que estudien juntos pueden cosechar enormes beneficios, sobre todo si comparten sus libros de conjuros. Para los magos, los hechiceros son superficiales y descuidados, dotados con la magia de forma natural, pero poco capaces de dominar realmente las artes arcanas.

 

Cómo convertirse en Mago:
Cualquiera que pueda comprender la teoría y las técnicas de la magia arcana es candidato a convertirse en mago. Normalmente la comprensión llega después de un largo período de aprendizaje bajo un mago experto o de largos estudios en una academia u otra institución. El estudiante arcano comienza con la instrucción básica, que es leer libros de conjuros y después para a intentar realizar un truco o dos. Una vez comprende cómo preparar un sortilegio, lo normal es que enseguida aprenda al menos uno de 1er nivel. Pasado ese punto, conseguir más habilidad y saber es simplemente cuestión de experiencia y práctica.

 

( Fuente: https://www.deviantart.com/andantonius/art/Runes-469748333 )

( Fuente: https://www.deviantart.com/hokunin/art/Young-mage-192178435 )

 

 

Ejemplos del posible rol del mago:
Proximamente…

 

Los comentarios están cerrados.